miércoles, 19 de mayo de 2010

¿Qué es la laringe?, ¿qué funciones cumple?, ¿qué enfermedades la afectan?


Estas y muchas otras preguntas me hacen frecuentemente las personas. Poco conoce la gente en general sobre este órgano tan importante y vital en nuestro cuerpo. Inclusive, muchos médicos ignoran el tema, esto debido a que la laringología es una sub-especialidad nueva a nivel mundial y los grandes avances en esta área se han dado en las últimas dos décadas.
La laringe es un órgano que cumple funciones en la respiración, deglución, protección de la vía aérea, vocalización, defecación, y levantamiento de objetos pesados. Está compuesta básicamente por cartílagos y músculos, ambos recubiertos por mucosa. Sus estructuras conforman un sistema de válvula a diferentes niveles, y funciona creando un esfínter localizado en la unión entre el tracto respiratorio superior y la tráquea. Los pliegues vocales, en ocasiones mal llamados “cuerdas vocales”, se componen de los denominados pliegues verdaderos y pliegues falsos, ambos pares. Estos, junto con la epiglotis conforman este esfínter, el cual se abre para permitir el paso del aire durante la respiración, y se cierra para permitir la fonación, el paso de alimentos al esófago durante la deglución, y el atrapamiento de aire en los pulmones en ciertas actividades.

La laringe es quien produce la voz, pero la fonación se puede ver afectada por varios sistemas. La laringe supra-glótica, lengua, labios, paladar, faringe, cavidad nasal y senos paranasales le dan forma al sonido producido en los pliegues vocales actuando como resonadores. Por ende, cualquier alteración en estas estructuras puede producir cambios en la calidad de la voz, y deben ser evaluadas también por el especialista. Los pulmones representan la fuente de la corriente de aire de alta presión que ascenderá por la traquea y pasará por los pliegues vocales brindando la fuerza para la producción vocal. El diafragma al descender y la cavidad torácica al expandirse proveen la fuerza inspiratoria para que el pulmón se llene de aire, pero además, junto con la musculatura abdominal y de la espalda, generan la fuerza expiratoria al contraerse y expulsar del pulmón el aire atrapado. Todas estas estructuras se componen de diversos músculos, y cualquier patología que afecte el tono de los mismos, afectará la calidad de la voz. Por todo lo anterior, sumando la importancia del sistema nervioso y la influencia de los aspectos psicológicos en los trastornos de la voz, hacen que la anatomía en la producción de la voz sea muy compleja, integrada por varios sistemas y propensa a ser alterada frecuentemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada